Lisbon Calling

La primera vez que vine a Lisboa me traje la Décima bajo el brazo -tras robársela a los Indios en el último minuto-, la segunda fue mi primer viaje con L y la tercera; un fin de semana inolvidable con C.

Nos escapamos de Madrid al mediodía. Viaje en coche. Suenan Calamaro, Loquillo, Bunbury, Sabina, Pereza, La Fuga, Hombres G (y muchos más que mejor me callo…) y comemos gildas. ¿Algún viaje puede empezar mejor?

Tras dejar atrás el Puente 25 de abril y el Cristo Rey llegamos a nuestra guarida en Cais do Sodré (Lisbon Calling).

Dejamos las maletas y nos echamos a la calle.

Super Bock y sardinas en la terraza de Sol e Pesca; Ostras y vinho verde en Sea Me (Mercado da Ribera) y a perderse por las cuestas del Bairro Alto.

Empezamos con una caipirinha en la terraza de Clube da Esquina y seguimos con muchas cervezas y cigarros en Glow y la azotea de la Galeria Zé dos Bois.

No todo iba a ser beber. Así que, parada y fonda en Encontro. Fue tomar una bifana especial y resucitar.

Por lo que decidimos echarle más leña al fuego hasta que se apagó, definitivamente, en MusicBox.

El sábado nos despertó una resaca infernal. Salimos a la calle buscando la ribera del Tajo como dos naúfragos.

Vemos las hamacas del Quiosque Ribeira das Naus y, sin dudar, allá que vamos. Jarra de sangría para beber. Lo que no te mata te hace más fuerte.

Ya recuperadas las constantes vitales, decidimos perdernos por Alfama. Comemos un Bacalhau à Brás delicioso: el plato preferido de Cristiano Ronaldo.

Había que homenajearle.

Es un hijo de puta, pero: es nuestro Hijo de Puta.

Siesta (de esas que te levantas desubicado). Margaritas, guacamole y tacos en Las Ficheras. Suena techno. Me vienen a la mente muy buenos recuerdos cenando allí con L después de un día de sol y playa en Cascais.

Tras parar en Pensão Amor nos entra mono de probar una Sagres (en casi todos los sitios sirven Super Bock).

Nos quitamos el mono en la terraza de Pastelaria Brasilia.

Los chavales de la mesa de al lado cantan fado (al que se une todo parroquiano que pasa por allí) y nos invitan a birras. Son de vida bohemia, relajada y muy nocturna.

Salimos de allí más que contentos y ponemos rumbo a K Urban Beach.

Dan las siete de la mañana: amanecer, gaviotas y una historia más que contar a nuestros nietos.

Anuncios

Cosas que no quiero compartir con nadie V

– Meghan Markle en la semifinal de Wimbledon.

1.png

– Morante de la Puebla abriendo el cartel de la Goyesca de Ronda. No se me ocurre mejor plan para afrontar la rentrée que huir de Madrid -el primer fin de semana de septiembre- hacia las Fiestas de Pedro Romero. Hacer previa en Alcuzcuz (el refugio malagueño de Jaime Parladé), pasar la noche en el Hotel Reina Victoria emulando a Rilke y ver en bucle el discurso de Morante en el IX Premio Taurino ABC.

https://www.abc.es/cultura/toros/abci-discurso-morante-puebla-premio-5353770834001-20170309102058_video.html

541947FD-07CE-46B7-8756-D2B15388077A

– Esta entrevista a José Luis Garci. Una de las personas a las que más admiro. Aún mejor es su discurso al ganar el Mariano de Cavia.

https://www.abc.es/cultura/abci-jose-luis-garci-para-cavia-premio-pulitzer-periodismo-literatura-lengua-espanola-201710262250_noticia.html

Su libro beber de cine es de lectura obligatoria para todos los amantes del buen beber. Me encanta como le describe Javier Aznar: “Es una persona que siempre transmite entusiamo. Saborea la vida. Transmite pasión por una pelicula, por un libro que ha leído, por un atardecer en Marbella -en su casa-, por un paseo por el Retiro o por un Dry Martini. Hacerlo bien y hacerlo, además, con clase, humor y elegancia como hace él es admirable”.

Un día al entrar al garaje de mi casa me crucé con él. Paseaba periódico en mano. Vestía gafas de sol Carrigham, chaqueta y Stan Smith. Probablemente iría al Retiro o al Meliá Fenix a tomar un Dry Martini. Baje la ventanilla pero, al final, no le dije nada. Espero que algún día lea esto y, así, cerrar el círculo.

54798EF3-5720-49CF-A8F5-15F562118FE3
– Este tweet de James.
thumbnail_Image-2
– El congrio en salsa verde de De la Riva y su sobremesa eterna.
– Este libro sobre Tánger.
– Los cuadros de Jean Dufy.
– Esto de Antonio Agredano sobre Maradona.
– Que Ignacio Peyró publique nuevo libro en octubre.
– Este poema.
– Esta foto. Ojalá envejecer así. Dignidad hasta el último de los días.

Cosas que no quiero compartir con nadie IV

 

– El steak tartar y la tarta de manzana de Maldonado 14.

 

– Los gins en la terraza de Milford contemplando la Embajada de Italia.

Embajada de Italia

 

 

– Esta fotografía de Tánger.

tanger

Y estos vídeos sobre expatriados, de vida bohemia y relajada, que residen en Tánger. https://www.nytimes.com/video/t-magazine/100000002819303/the-aesthetes-expats-in-tangier.html

https://www.refinery29.com/tangiers-expats

Jonathan Dawson

 

 

– Las novilladas nocturnas de Las Ventas.

Captura

 

 

– Tomar un Martini (o varios) después de bañarme en el mar. Este domingo lo hice y me acordé de esto de LAdV en Dorados días de sol y noche (uno de los mejores libros para leer en verano). 

5FCC4A48-A9FE-487A-A9A7-73218CFDA1CA.jpeg

 

 

– Esta fotografía de Mick Jagger bailando en Studio 54 (y esta cuenta de IG).

517B0FEA-AEBC-4CC4-884E-4361CFB27345

 

 

– Este fragmento de un artículo sobre el Bairro Alto de Lisboa.

C331402D-EABA-49C6-9D0A-CE98059B7CE7.jpeg

El fin de semana que viene viajo allí con C. Escribiré a la vuelta (de lo que me acuerde). Nos vemos en los bares.

Qué tendrá Marbella, Qué tendrá la Costa, Que todo el que llega, ¡Allí se coloca, coloca, coloca!

Qué tendrá Marbella, Qué tendrá la Costa, Que todo el que llega, ¡Allí se coloca, coloca, coloca!

 

07D8BCCA-DC4C-4D8A-BA5C-C4D3F207A491

 

  • Desayunar croissant mixto y zumo de naranja en La Canasta de Elviria.

 

  • Comer pescaíto frito en el Club 200 notando la brisa del mar.

B1FBF87D-26F5-46B2-A226-18095BA10ACF.jpeg

 

  • Cenar en Trocadero Arena (mucho mejor que el Playa y que el Petit Playa). Lo mejor: los Pimm’s, el tiramisú y la decoración de Lorenzo Queipo de LLano.Y ya de paso, comprar el libro El Romance de Trocadero de Juan Bosco Ussía (Hijo de Alfonso Ussía).

 

  • Don Jaime de Mora y Aragón, cuyo epitafio reza: “Fui lo que quise y quise lo que fui”.                                                                                                                                         Suyas son estas maravillosas declaraciones en Blanco y negro (Revista del ABC): “Adoro mi casa. Toco el piano. Escribo versos. Escucho música. Juego con mis perros. Contemplo con gusto mis olivares y mis viñedos. Duermo cinco horas. Echo la siesta entre dos y tres. No tengo ningún plato preferido. Me gusta tomar leche de cabra, pero más todavía café con mucho azúcar. Tengo barriga y barba. Creo en Dios. Evito el stress. Gano mi dinero en mi discoteca. Me siento más cerca de las personas sencillas que de los ricos complicados. Quiero a mi mujer. Por amor a ella no bebo más alcohol. Se me puede hablar en castellano, inglés, italiano, francés, rumano, vasco, catalán, suaheli (sic), alemán y tachlis. El año que viene presento mi candidatura para alcalde de Marbella”.

2171644B-D807-4350-A4BF-171D9A108BCA.jpeg

 

  • Salir a pasear por la Senda Litoral de Mijas.

8680895E-0F7C-4003-AB98-124FD8CA605F.jpeg

 

  • Conducir, con las ventanillas bajadas, escuchando en bucle el CD de Hotel Costes.

 

  • Las camisas de lino y los trajes de baño de Aguamarina estilo Vicente Ganesha.

 

  • Tener a tiro de piedra Tánger (mi segunda ciudad preferida del mundo [la primera es Marbella]).

1EFD2181-B48B-4CE5-818F-3FD63A4E1B9A.jpeg

 

 

 

El diario del ron I

 

  •  Le he sido infiel a la ginebra, muy a mi pesar. Pero como bien dicen: las mujeres y las bebidas hay que degustarlas en su ciudad de origen.

 

  •  Tele Rebelde ha pasado a ser mi canal de televisión preferido: Copa de Europa (Odio llamarle Champions. Me parece una horterada: como Wanda Metropolitano en vez de Metropolitano o Vicente Calderón; o como WiZink Center en vez de Palacio de los Deportes ), Bundesliga, Premier, Moto GP… Todo en abierto, sin pagar un centavo. 

 

  •  La piña colada del Hotel Nacional te alegra el día. Tuve que repetir. El barman Carlos Rafael es genio y figura. Puso de fondo el himno del R. Madrid, nos invitó a una botella de ron Santiago (im-presionante) que nos conversamos a base de chupitos sin hielo y, para rematar, me regaló un habano de categoría. 

 

  •  En la calle Obispo pregunten por Milton Reinaldo Díaz Pérez. Se hace llamar arquitecto y artista plástico. Sus fotografías estilo postal merecen mucho la pena. Las clasifica por series: paisajes, personajes, vehículos de mi Habana… la que más me cautivo fue personajes.

 

  • Podría alimentarme durante un año a base de ropa vieja y sandwich cubano.

 

  •  Mi daiquiri en La Floridita, mi mojito en La Bodeguita. Me sentaron realmente bien ambos tragos. Cierto que no es una coctelería artesanal e individual como la de Cock o Del Diego (las dos catedrales de Madrid) pero mataría por otra ronda mas.

 

  •  He descubierto mi desayuno ideal: Coco loco. Fácil de hacer y nutritivo. Lleva leche, coco, ron y un toque de canela.

 

  •  Los aduaneros me robaron de la maleta una botella de ron Havana Club 7 años. Espero que aún les dure la resaca.

 

IMG_2951

Cuba, IV/2018

Elogio de la Fiesta Nacional

Soy taurino. Taurino se nace, no se hace. Al igual que nací madrisdista (mi padre me hizo socio con 3 meses) y de derechas. Si nos paramos a pensar, los temas que generan mas división entre las personas (política, fútbol, religión, tauromaquia) son aquellos que nos vienen impuestos según la casa que nos toque. ¿Falta de personalidad? Se preguntaran algunos… No, lo siento mucho; la vida es así; no la inventado yo.

Gracias, pues, a la vida (que me ha dado tanto) que me ha hecho taurino. Porque ir a los toros no es solo matar un animal, como piensan los antitaurinos: es la copa de antes, durante y las de después, es fumar un habano en el sitio donde mejor saben del mundo (hasta mejor que en la mismísima Cuba), es aprender de tus mayores, es ver a las niñas más guapas (¿habéis visto a las de las performances antitaurinas?), es el evento social donde mejor se viste en España (ya hasta a la tribuna del Bernabéu va gente en chándal..) y es, dejándonos de frivolidades, el único lugar (a parte de los hospitales) que te enseña lo más importante de la vida: la muerte.

Esto último suena muy Paulo Coelho, pero es la puta verdad. Solo cuando la muerte ronda cerca, valoramos lo que tenemos y vivimos cada momento como si fuese el último. Como diría Don Draper: “Vivo como si no hubiera mañana porque no lo hay”.

Sino que se lo pregunten a Morante cuando fuma un puro (quizás el último) antes de una faena, a Talavante cuando se echa un piti al terminar su toro (y le sabe a gloria bendita) o a Antonio (mi antiguo portero) cuando recibió una llamada de Curro Romero, tras una corrida complicada,  diciéndole que cogían el primer avión destino París para cortarse el pelo y cenar Burdeos y chateaubriand con varias groupies.

Eso, amigos, es vivir. Y prefiero (y quiero) aprenderlo en un Plaza de toros que en un jodido hospital.

E8A98646-15AB-4F09-9800-A4B230A9623B.jpeg

 

 

 

 

Cosas que no quiero compartir con nadie III

Leer el periódico en papel

Un Gin Fizz en Cock rodeado de gente variopinta

El interrail con J y B (ver las fotos y recordar anécdotas)

Las piscinas (y los retratos) de David Hockney

La plaza de la Villa de París (y el dibujo que me regaló L)

La primera noche de salir por Beni

Las carreras del Hipódromo (apostar a caballo ganador)

El primer viaje a Dubái con los jefes

Los mixtos del Palentino (y una caña tirada por el mítico Casto)

El blog Catssac